Seguridad activa: elementos que la componen

En el mundo del motor y de la seguridad vial mucho oímos hablar de seguridad activa y seguridad pasiva, pero ¿qué son? La primera se refiere a aquellos sistemas que incorpora el vehículo que tienen como finalidad evitar un accidente, mientras que en la segunda se incluyen dispositivos cuya misión es evitar o reducir lesiones graves o mortales en los ocupantes del vehículo una vez producido el accidente. Los sistemas de seguridad activa ayudan a reducir los errores del conductor, mejoran y facilitan la corrección de los comportamientos inseguros que pueden derivar en un siniestro, y lo hacen actuando sobre los sistemas del vehículo, interactuando con el conductor. Son claves para evitar un accidente elementos que se incluyen de serie en todos los vehículos como son los frenos, la dirección, los neumáticos y los amortiguadores. En este artículo nos vamos a centrar en los dispositivos de seguridad activa más destacados, diseñados específicamente para mejorar la seguridad activa dentro de un automóvil y es aquí donde aparecen sistemas como los frenos ABS, el ESP o el control de tracción que tantas vidas están ayudando a salvar.

El sistema antibloqueo de frenos o ABS

Supuso un hito en materia de seguridad vial cuando el sistema antibloqueo de frenos o ABS – Anti-lock Braking System- se introdujo en los turismos en el año 1978. Su función es impedir que los neumáticos se bloqueen cuando se realiza una frenada fuerte. Debido a su alta contribución a la hora de evitar accidentes, los fabricantes decidieron en el año 2004 equiparlo de serie en sus modelos.

El control de estabilidad o ESP

El control de estabilidad o ESP –Electronic Stability Program- tiene como misión mantener la trayectoria correcta del vehículo actuando sobre las ruedas. Este sistema analiza datos, unas 25 veces por segundo, procedentes de los sensores en el ángulo de dirección, velocidad de giro de cada rueda, ángulo de giro y aceleración transversal. Desde el año 2014 es obligatorio que todos los turismos nuevos en Europa equipen el ESP de serie.

Control de tracción

También conocido por las siglas TCS –Traction Control System-, el control de tracción previene que las ruedas motrices patinen sobre el asfalto cuando el firme está deslizante, hay arena, barro o ante cualquier otra pérdida de tracción. Hay sistemas de tracción que actúan sobre el motor, reduciendo la potencia, otros sobre los frenos y otros que actúan tanto sobre el motor como los frenos. Comparte sensores con el ESP pero, a diferencia del TCS, tiene como función mantener la trayectoria.

Información obtenida de: http://www.20minutos.es/noticia/2806841/0/seguridad-activa-elementos-que-componen/ 

Sobre Multirecambios

Multirecambios - Recambios y accesorios para el automóvil en Zamora